#MeetMiami | De Chequescha a la Capital de Latinoamérica (1era parte)

Cape Florida 1923 key biscayne integrate newsEmily D. Bello-Pardo

Miami, FL.- 

La Historia de Miami se remonta a mucho antes de la conquista e incorporación del territorio de la Florida al Imperio Español. Las pruebas más antiguas de asentamientos amerindios en la región datan de hace 10 mil años y eran los indios Tequesta quienes controlaban el área del sureste de Florida – incluyendo lo que actualmente son los condados de Broward, Miami-Dade y Palm Beach.

Los Tequesta eran laboriosos y creativos por lo que crearon variados tipos de armas y herramientas.  Se asentaron en la ribera norte del río Miami, donde pescaban, cazaban, recolectaban frutas y raíces de plantas para alimentarse, pero no practicaban la agricultura. En ese entonces, el área estaba cubierta por pinos y coníferas en las que habitaban muchos ciervos, osos y aves salvajes.

De dónde viene tu nombre

Hay dos versiones del origen del nombre de nuestra ciudad. La primera proviene  de “Laguna de Mayaimi”, nombre con que Hernando Escalante de Fontaneda nombró al lago Okeechobee en el año 1575. El topónimo evolucionaría a Maymi y finalmente se nombraría a la Villa Española de Tequesta con este nombre.

La segunda versión establece que la ciudad recibió su nombre de los indígenas Miamis, quienes residían en torno al lago Okeechobee y a lo largo del río al que dieron su nombre. En lo que sí concuerdan investigadores e historiadores es que el nombre “Miami” significa Agua Dulce o Agua Grande.

Asentamiento Español

En 1513, Juan Ponce de León fue el primer europeo en observar el área de Miami mientras se encontraba navegando por la Bahía Biscayne En su diario escribió que había arribado a Chequescha, (que es el primer nombre que se conoce de la ciudad – fonéticamente parecido a “Tequesta”).

En 1566, Pedro Menéndez de Avilés y sus hombres hicieron el primer desembarco acreditado cuando visitaron el asentamiento Tequesta mientras se encontraban buscando al hijo perdido de Avilés, que había desaparecido durante un hundimiento un año antes.

Los soldados españoles, liderados por el padre Francisco Villiareal construyeron una Misión Jesuita en la desembocadura del Río Miami un año después, pero tras la marcha de los españoles, los Tequesta fueron abandonados a su suerte con las enfermedades traídas por los europeos, especialmente la viruela, que diezmó a su población. Las guerras con otras tribus disminuyeron su población y fueron vencidos fácilmente por los Maskoki.

Los españoles enviaron otra misión a la Bahía Biscayne en 1743, donde construyeron un fuerte y una iglesia. Los misioneros propusieron crear un asentamiento permanente, donde los españoles pudieran conseguir comida para los soldados y los amerindios. Sin embargo, el proyecto fue rechazado por ser inviable y la misión fue eliminada antes de finales de año.

Asentamientos No Españoles

En 1766, el colono inglés Samuel Touchett recibió un lote de tierra por parte del gobierno británico de 20 000 acres (80 km²) en la zona actual de Miami.  Una de las condiciones para que la donación fuera permanente era que al menos un colono blanco viviera en cada 100 acres. Aunque Touchett quería crear una plantación colonial sobre la propiedad, debido a problemas financieros nunca llegó a desarrollar su proyecto.

Los primeros colonos procedían sobre todo de las Bahamas y del sur de Florida. Venían a buscar tesoros y restos de los numerosos naufragios que se producían en los traicioneros arrecifes de la zona. Algunos habían recibido tierras de los españoles a lo largo del río Miami. Por la misma época, los indios Seminoles llegaron con un grupo de esclavos huídos. En 1825 se construyó el faro de Cape Florida cerca de Key Biscayne, para alertar a los barcos de la proximidad de los peligrosos arrecifes.

En la década de 1820 Richard Fitzpatrick adquirió tierras en el río Miami a los colonos locales, convirtiéndose en uno de los más exitosos terratenientes locales. Construyó una plantación de esclavos donde cultivó caña de azúcar, plátanos, maíz y frutas tropicales. Fort Dallas fue construido en la plantación de Fitzpatrick el la orilla norte del río.

La zona fue afectada por la Segunda Guerra Seminola, en la que el Mayor William S. Harney dirigió varias incursiones contra los indios. La población blanca se incrementó con la guarnición militar situada en Fort Dallas. Fue la guerra india más devastadora de la historia de los Estados Unidos, provocando una pérdida casi total de la población local de Miami. El faro de Cape Florida fue incendiado por los Seminoles en 1836 y no fue reparado hasta 1846.

Después de que la Segunda Guerra Seminola finalizara en 1842, William English, sobrino de Fitzpatrick, restableció la plantación de su tío en Miami. Proyecto la “Villa de Miami” en la orilla sur del río Miami y vendió varios lotes de terreno. En 1844 Miami se convirtió en la sede de un condado, y en 1850 el primer censo arrojó un total de 96 residentes viviendo en la zona.

(to be continued)

Related Posts

Comments are closed.

« »