#MeetMiami | El Marlins Park: Un gigante con vida propia

Marlins Park Integrate news miami stadium baseballEmily D. Bello-Pardo

Miami, FL

El Marlins Park, es el estadio sede de los Miami Marlins, nuestro equipo en las grandes ligas del beisbol profesional. Está ubicado en el corazón de La Pequeña Habana, emblemático vecindario popular del área, en el terreno de 7 hectáreas donde antaño, estuvo el “Orange Bowl”. Sus 37.000 asientos y su terreno de grama natural se encuentran cobijados bajo el techo retráctil de última generación, que evita las suspensiones por lluvia y le brinda comodidad a los jugadores y fanáticos al permitir que el ambiente sea climatizado y puedan ser evitadas las sombras producidas por la luz del sol.

Con sus curvas futurísticas y su fachada de vídrio de medio acre de ventanas que miran hacia el Downtown de Miami (ventanas que se abren y lo convierten en un espacio abierto que provee luz y ventilación natural), el Marlins Park es el primer campo de beisbol de la MLB diseñado con estilo contemporáneo. Gracias a la implementación de una estrategia de sustentabilidad ambiental en su diseño, construcción y funcionamiento, el “Gigante de la Pequeña Habana” ha sido reconocido por el Consejo de la Construcción Ecológica de Estados Unidos (U.S. Green Building Council – USGBC) con la certificación LEED Gold, por el uso de materiales medioambientalmente responsables, técnicas de arquitectura sostenible y cumplimiento de las normativas públicas vigentes.

En cuanto al manejo eficiente del agua, el diseño y las estrategias de operación del sistema de plomería del estadio, han reducido en un 52%, la cantidad de agua potable para uso y consumo humano cuando se compara con un proyecto similar. El paisajismo, basado en especies nativas de la región y en especies con baja demanda de agua, ha logrado una reducción del 60% de la cantidad de agua necesaria para riego y mantenimiento.

La planificación y el manejo racional de los sistemas de electricidad, iluminación, calefacción, ventilación y aire acondicionados representan un 22,4% de reducción del costo del consumo de energía en el parque, ya que los sistemas se adecuan a los requerimientos del espacio y de la cantidad de personas que asistan a los eventos programados. La estructura del techo retráctil del estadio (la quinta estructura de este tipo construida sobre un estadio en los Estados Unidos) tiene un papel preponderante en este aspecto ya que los paneles pueden ser operados independientemente para producir sombra parcial sobre el terreno de juego y los espectadores.

Uno de los aspectos más cuidados del proyecto fue la calidad y origen de los materiales de construcción empleados, para minimizar la contaminación de los espacios internos del parque. Por ello, fueron utilizadas pinturas, adhesivos, lacas, barnices, sellantes, alfombras y maderas con bajos índices de emisión de compuestos orgánicos volátiles (COV).

Durante la construcción, el proyecto se estableció como meta que más del 75% de los desechos generados fueran destinados a programas de reciclaje y no terminaron depositados en rellenos locales de basura. Aparte de lograr este ambicioso número, la gerencia implementó un programa interno de reciclaje de desechos colocando botes de basura separados en todos los pisos para  separar plásticos, metales, papel, cartón y vidrio.

Esta también es una bella forma de conocer Miami.

#Integrate  #Marlineando.

Related Posts

Comments are closed.

« »