#RelatosDeUnaMadreExtranjera | Tres colecciones: una pieza por navidad vivida

Relatos Integrate News 6por Ingrid Chalita Moreno

Miami, FL. Diciembre 11, 2013.- En 1993 se inició. Fue en Columbus, Georgia, en una cena donde los Miller, y cuando nos mostraban la casa nos topamos con unos Cascanueces. Dana me explicaría que Andrew, el benjamín de la familia, los coleccionaba. Para ese entonces yo estaba embarazada de Jo.

Pasados  unos meses  – y ya estando de regreso en Venezuela, en una pequeña tienda en Caracas me topé con un cascanueces color madera, el cual sería el inicio de una hermosa tradición en casa: una pieza por navidad vivida. Cada pieza debía ser comprada por mi y entregada para el día que decoráramos la casa de navidad.

Así pasaron los años y llegó Manuela, toda una princesa. Su primera navidad fue extraña, por circunstancias que no vienen al caso. Lo cierto es que no podíamos comprar con entera libertad, a pesar de quererle poner el mundo a sus pies. Meses antes de navidad ya habíamos comprado el cascanueces de Jo, pero para Manu no decidíamos qué coleccionar aún.

Un día, viendo la sala de Mamá, me fijé en unas figuras que ella tenía. Papá todos los años, de un tiempo para la fecha, con motivo del aniversario de bodas le compraba un Santa Claus. Entonces decidí que ése sería el motivo de la colección de mi niña de chocolate: una pieza por navidad vivida. Sin embargo, variaríamos un poco la tradición. Para su compra participaría Jo, como hermano mayor, y la entrega sería en el mismo momento que colocáramos la navidad en casa.

Dios siguió bendiciendo nuestra unión, y a pesar de lo cuesta arriba que parecía para los médicos, una sorpresa nos deparaba la vida y fue una tercera vida a nuestro cargo. Llegó sin ser planificada, simplemente porque ella lo decidió, independiente y resuelta, con una personalidad muy marcada, con una sonrisa en labios e imponiéndonos a todos la no complicación como norma. Para ella la elección no fue fácil, ya dos personitas extras participaban en las decisiones importantes en casa, y la colección de Julia seria una de ellas. Así que después de mucho debatir, los Ángeles serían las figuras elegidas: una por navidad vivida. Para su compra, nos daríamos un espacio especial Manuela y yo y debíamos entregarla, al igual que las otras piezas, el día que la navidad llegara a nuestra casa.

Ingrid Chalita relatosdeunamadre@gmail.com

Ingrid Chalita
relatosdeunamadre@gmail.com

Al pasar los años, y sin proponérmelo, yo también colecciono algo para estas fechas y es la certeza, de mis hijos, que la pieza nueva está  por ser entregada el día que todos juntos decoramos la casa de navidad. Amén de la dicha de sus caritas, que a pesar de pasar los años en ellas y las canas en mi cabellera, son las exactas mismas caritas que por primera vez recibieron su primera pieza por navidad vivida.

 

Related Posts

Comments are closed.

« »