#SanaciónValiente | El orgasmo de Dios

por Luis Sosa

 

Feature Image SanaciónValienteLa sanación no tiene sólo que ver con algún dolor o molestia… cuando algo se sana, significa que entra en armonía, todos los elementos extraños son removidos y todo vuelve a la normalidad. ¿Qué significa sanar el sexo?… tiene que ver con remover todo aquello que lo perturba y no nos permite sentirnos plen@s.

Uno de los virus más comunes es el de la autogratificación. Cuando una persona está teniendo sexo y sólo se interesa por su propio placer, está rompiendo un balance, algo que debe funcionar en pareja. En el hombre esta “dolencia” es más común… la búsqueda frenética del orgasmo y la eyaculación atropella los tiempos de ella y sus fases de placer. Podemos más bien llamar esto “masturbación asistida”, pero no sexo o hacer el amor. Es importante respirar, retirarse a tiempo cuando el hombre siente que va a tener el orgasmo y comenzar de nuevo con calma y darle campo a ella para que experimente.

Otra bacteria que enturbia al sexo es no conocer qué nos da placer y qué le da placer a nuestra pareja… simplemente nos “dejamos llevar”.  Habría que vencer la vergüenza y hablar sin tapujos de lo que nos gusta y experimentarlo, es mejor enrojecerse de vergüenza una vez y no ponernos verdes de frustración mil veces.

Por no querer hacer sentir mal a su hombre, la mujer puede desarrollar un síntoma preocupante, a veces crónico… fingir el orgasmo. Hacerlo aniquila cualquier posibilidad de satisfacción y, además, no sirve para nada… el hombre sabe que su hembra no ha quedado satisfecha pero busca taparlo con ideas y mucho ruido en su cabeza. Si la mujer percibe en el acto que su hombre se va “a ir” debe entrar en acción y, amorosamente, pedirle que se calme… el hombre se retira y pueden continuar el acto sin necesidad de penetración.

Luis Sosa luis.sosa@live.com

Luis Sosa
luis.sosa@live.com

La mujer puede estimularse a sí misma durante el acto para ayudarse a alcanzar el orgasmo si sabe que el hombre “se va”. Hablemos claro, actuemos en consecuencia,  sanemos y hagamos más placentero nuestro acto sexual… algo que es natural y que ha sido diseñado para crear vida no puede ser de otra manera. Algunos místicos incluso hablan de que es la puerta hacia Dios y la unión con todo lo que existe… sanemos nuestro sexo, nuestro placer y nuestro contacto con lo divino… hoy. Valentía!.

 

Related Posts

Comments are closed.

« »