#VeganCook | El Miso

Salvatore Lucherino slucheri@hotmail.com

Salvatore Lucherino
slucheri@hotmail.com

El miso es una pasta salada que se obtiene de la fermentación de los frijoles de soja. Junto con el tofu y el shoyu, representa la base de las dietas orientales desde hace más de dos mil años.

Este delicioso condimento, está compuesto por soja, un cereal (puede ser arroz o cebada), sal marina, agua y una enzima llamada “aspergillus orizae” que se utiliza para activar el proceso de fermentación (el cual puede durar de uno a tres años).

Contiene todos los aminoácidos esenciales, no contiene colesterol ni grasas saturadas (como los alimentos de origen animal) y es una fuente de energía y de resistencia que no engorda, contiene Vitamina B12 que es carente en una dieta tipicamente vegetariana; es rico en sales minerales alcalinizadoras como el calico, sodio y magnesio y es una fuente nutritiva preciosa para la prevención de enfermedades degenerativas.

El Miso ayuda a la digestion y la asimilación.También aumenta el valor nutricional de los alimentos a seguir porque tiene el más alto contenido de proteínas con relación a las calorías si lo comparamos con cualquier otro alimento (Una cucharada de miso contiene 11 calorías por cada gramo de proteína) y contiene de 34 a 36 por ciento de proteínas de alta calidad nutricional. Su uso diario es recomendable durante y después de ingerir tratamientos con antibióticos que se han tomado antibióticos para poder re-crear la flora bacteriana intestinal y para mejorar la salud en general.

Después de algunos siglos de experimentos, siempre bajo un punto de vista holístico, los Japoneses confirman que el miso promueve la resistencia a las enfermedades, mejora el metabolismo, ayuda a mantener sana nuestra piel y transporta fuera de nuestro organismo todas las substancias radioactivas que podemos tener.

Un antiguo proverbio Japonés dice que “una taza de miso al día, mantiene alejado el médico”. Les recomiendo que pruben y que experimenten directamente sobre Uds. mismos; es definitivamente la mejor manera para que veamos y podamos sentir los resultados y beneficios de este excelente condimento.

SOPA de MISO

 

  • (1) trozo de alga wakame remojada unos 10 minutos y cortada en pedazos pequeños (unos 2 cm de alga por persona)
  • (1) zanahoria cortada en cuadritos o  ‘palitos’
  • (1) cebolla cortada fina
  • (1/4) de repollo (o cualquier verdura de ‘hoja verde’) en tiritas
  • (1) taza de agua por persona
  • (1) cucharadita de pasta de miso de arroz o cebada por cada taza de agua
  • Perejil o cebollín al gusto

Preparación:

Hervir el agua y agregar el alga wakame (previamente remojada). Dejar que hierva por unos minutos. Agregar la cebolla y la zanahoria y dejar hervir otros minutos (las verduras deben quedar crujientes y no muy cocinadas).

Agregar entonces el repollo, reducir el fuego al mínimo y agregar también la pasta de miso previamente disuelta en un poco del caldo de la misma sopa. Dejar cocinar por unos 3 o 4 minutos y apagar el fuego. Agregar el cebollín o perejil al gusto.

Variante:

se pueden utilizar algunas gotas de jugo de jengibre (fresco exprimido en el momento). Les aconsejo que prueben esto: rallar un poco de jengibre fresco y con las manos exprimir pocas gotas del jugo sobre la sopa antes de servirla.

Related Posts

Comments are closed.

« »