Connect with us

THE SMART SAVER

#TheSmartSaver | Mira el reverso del recibo

por Tatiana Ramos

 

TheSmartSaver IN7Miami, Enero 23, 2014.- Se dice que 85% del tráfico que recibe un negocio pequeño viene de un radio no mayor a las 5 millas. Son precisamente ellos quienes aprovechan el reverso de los recibos de compra de las grandes cadenas de supermercados para hacer su publicidad. Es económico y efectivo si se considera que esas ofertas pudieran ahorrar a los consumidores más de 100$ al mes, o lo que es lo mismo, pero suena mejor: 1.200$ anuales. Es frecuente ver esos cupones en las facturas de Winn-Dixie o Family Dollar, por ejemplo.

Las estadísticas dicen que el consumidor promedio visita el supermercado 2.2 veces a la semana. Quiere decir que al mes tiene en sus manos al menos una docena de cupones con una gran variedad de opciones: 5$ de descuento en la barbería, 50% en una óptica, degustaciones gratis, 10% en gasolina y más.

Otros negocios también aprovechan el reverso del recibo (que es un espacio subutilizado al dejarlo en blanco) para hacer encuestas. Hay algunas tiendas que si bien no usan el reverso, sí utilizan una porción del recibo para imprimir cupones, como es el caso de CVS, Kmart y de Petco. En esta última suelen dar 2$ de descuento al hacer un breve survey telefónico. Al finalizar la llamada el usuario recibe un código, lo escribe en el recibo y a la siguiente compra lo presenta como parte de pago. Igual ocurre con Arby’s, McDonald’s o Dunkin Donuts, que regalan un postre, soda o snacks. En otros casos se hace un concurso con la opción de ganar efectivo o premios (The Home Depot, Walgreens, Denny’s, Taco Bell, Dollar Tree, entre otros). La idea de estas encuestas es para conocer cómo fue la atención al cliente. Usted pudiera ganarse un premio y el empleado que le atendió, un bono. Las empresas gastan fortunas tratando de conocer qué quieren los consumidores, y cómo mejorar la relación con ellos. Por eso cualquier punto de contacto cuenta y la factura es básicamente inevitable.

Tatiana Ramos

Tatiana Ramos

Los consumidores -especialmente los inmigrantes que no están acostumbrados a esta práctica del mundo de los negocios-  suelen hacer caso omiso de esta ventaja. Arrugan el papelito y lo lanzan a la basura. Con ello están botando una serie de beneficios que los comerciantes están ansiosos por ofrecer.

La próxima vez, revise el recibo. Se puede llevar una sorpresa con ahorro incluido.

[twitter style=”vertical” float=”left”] [fbshare type=”button”] [linkedin_share style=”none”] [google_plusone size=”standard” count=”false”]

Continue Reading

FINANZAS

¿Qué hacer si nunca llega la orden de pedido que hiciste en internet y cómo recuperar tu dinero?

Newsroom, 12/01/2021

MIAMI, FLORIDA – Comprar en línea es muy conveniente. ¿Acaso todos nosotros no hemos comprado cosas en internet cuando podíamos ir corriendo a la tienda (en sentido figurado, por supuesto) y volver a casa en menos de 30 minutos? Como los negocios de buena reputación que operan en línea quieren que sus clientes estén felices y vuelvan a comprar, hacen que devolver algo sea casi tan simple como comprarlo. ¿Pero qué pasa si un vendedor no te otorga un reembolso, aunque cumplas con los requisitos para obtenerlo? ¿O qué sucede si pediste algo, pero nunca lo recibiste?

La política de devoluciones de un vendedor debe indicar si puedes devolver el artículo a cambio de un reembolso y cómo hacerlo. Para la mayoría de los tipos de pago, el vendedor debe otorgarte un reembolso dentro de los 7 días hábiles posteriores a la fecha en que acepte la devolución. Si tienes derecho a un reembolso, pero el vendedor no te devuelve el dinero, tienes algunas opciones:

Si compraste algo en internet y no lo recibiste nunca, notifica al vendedor lo más pronto posible. Si el vendedor no te entregó el ítem dentro del plazo que te prometió cuando lo compraste, puedes cancelar la orden de pedido.

Si no recibiste nunca tu pedido y el cargo aparece en el resumen de cuenta de tu tarjeta de crédito, puedes disputarlo como un error de facturación. Presenta una disputa en línea o por teléfono ante la compañía emisora de tu tarjeta de crédito. Para proteger cualquiera de los derechos que pudieras tener, también envía una carta al domicilio indicado para disputas o errores de facturación. Usa nuestro modelo de carta. Debes disputar el error dentro de los 60 días siguientes a la fecha en que te enviaron el primer resumen de cuenta con el error.

Si pagaste con tarjeta de débito, las protecciones para consumidores son diferentes que las que se aplican a las tarjetas de crédito. Tal vez no puedas recibir un reembolso por falta de entrega. Comunícate con el emisor de tu tarjeta de débito (a menudo tu banco) y pregunta si ofrece algunas protecciones voluntarias. Lee más sobre cómo disputar los cargos.

Hay una ley federal que se aplica a la mayoría de las cosas que ordenas por teléfono, correo o en internet. Esta ley establece las pautas para los plazos de despacho y entrega de los vendedores, lo que deben hacer cuando se presentan demoras y cuándo deben otorgarte un reembolso.

Source https://www.consumidor.ftc.gov/blog/2021/11/que-hacer-si-nunca-llega-la-orden-de-pedido-que-hiciste-en-internet-y-como-recuperar-tu?utm_source=govdelivery / Alvaro Puig – División de Educación del Consumidor y Negocios, FTC

Continue Reading

NEGOCIOS

#SmartSaver – Cómo ahorrar dinero en la calefacción de tu casa durante este invierno

Newsroom – 11/17/2021

Miami, FL.- Los días ya están más fríos, de hecho, en algunas partes de EE. UU. ya ha nevado. Los expertos informan que este invierno será costoso mantener caliente tu casa, pero hay algunas cosas que puedes hacer para reducir tus costos de energía.

Como ahorrar dinero calentando su hogar. Consumidor.ftc.gov/casas
  • Haz una auditoría de energía en tu casa. Te indicará el nivel de eficiencia de tu sistema de calefacción y los lugares de tu casa donde se desperdicia la energía. Tu compañía de servicios públicos podría ofrecer evaluaciones de energía gratuitas o de bajo costo, o recomendarte a alguien que las haga. También puedes consultar recomendaciones en la oficina gubernamental de energía o climatización estatal o local, o visitar energysavers.gov para consultar más recursos.
  • Sella las fugas de aire que detectes alrededor de ventanas, puertas y lugares donde los conductos y cables atraviesan las paredes. Revisa el enmasillado y los burletes existentes para controlar que no haya grietas o espacios de separación.
  • Revisa los conductos en busca de agujeros o espacios de separación en las juntas por donde se pueda fugar el aire. Puedes sellar algunas fugas con masilla selladora o cinta metálica (no cinta para conductos).
  • Refuerza el aislamiento a los niveles recomendados por el DOE en los lugares donde tu evaluación de energía muestre que sea necesario hacerlo.
  • Baja el termostato antes de ir a dormir o de salir de tu casa por toda la jornada, o instala un termostato programable para hacerlo de forma automática.
  • Revisa los filtros para ver si es necesario limpiarlos o reemplazarlos.
  • Considera un programa de facturación prorrateada. Aunque no pagarás menos, tus gastos se dividirán en partes iguales a lo largo del año, lo que te permite protegerte de los picos de consumo de temporada. Si dependes de un ingreso fijo o si tienes problemas para pagar tus facturas de servicios, comunícate con tu compañía de servicios públicos. Tal vez dispongan de planes de asistencia de energía.
  • Busca y compara. Si tu sistema de calefacción funciona a petróleo, busca otras opciones y compáralas para saber si estás pagando un buen precio. Si vives en una zona donde puedes elegir tu proveedor de gas natural, busca y compara para encontrar el mejor precio.

Source: https://www.consumidor.ftc.gov/blog/2021/11/como-ahorrar-dinero-en-la-calefaccion-de-tu-casa-durante-este-invierno?utm_source=govdelivery por Colleen Tressler-División de Educación del Consumidor y Negocios, FTC

Continue Reading

NEGOCIOS

#TheSmartSaver | La psicología de los precios

tag de oferta featureBy: Tatiana Ramos
Contributor
INTEGRATE NEWS

 

Miami, FL. Una de las tareas más complejas en el ámbito comercial es establecer los precios correctos. No sólo es importante considerar los factores legales y de competitividad, sino que hay otros elementos como la percepción y mecanismos del pensamiento que no necesariamente están escritos en piedra. La neuroeconomía, por ejemplo, dice que el cerebro humano está programado para cambiar su conducta cuando el dolor es mayor a la ganancia. Esta teoría aplicada al marketing es lo que explica el consumismo, las compras exageradas, y todas sus consecuencias en cuanto a los sentimientos de culpa o satisfacción que se experimentan un vez realizada la transacción.

Debido a que los expertos estudian a los consumidores, y los consumidores jamás estudian a los expertos, la ventaja claramente está del lado del que coloca el precio. Para ser un consumidor educado y no caer en las tentaciones de las vitrinas, ofertas y precios “bajísimos”, aquí van varias técnicas a poner en práctica; los ahorros pasarán de cientos de dólares al año.

Utilidad y placer. Los compradores más conservadores suelen preferir los productos que se enfocan en la utilidad (“Este carro ahorra más gasolina”) mientras que los más liberales se concentran en el placer que produce la compra (“este carro es para los aventureros”). ¿Qué tipo de consumidor eres? Piensa entonces si la combinación utilidad-placer es lo que quieres o puedes pagar.

Divide el valor. A la información numérica se le asignan valores de alto o bajo, mucho o poco, mayor o menor, sin considerar el tiempo involucrado. Una suscripción de US$1,000 al año pareciera mucho más cara que US$84 al mes. Pero es casi igual. Cuando dicen “por menos de US$ al día”, están diciendo US$365 al año. Se debe considerar el factor tiempo para poder establecer el precio más acertado.

Gratis es gratis. Muchos negocios ofrecen productos gratis a cambio de pagar el envío. O el envío gratis pero con una compra mínima. Estas políticas hacen que la gente vea como conveniente el precio debido a que se está obteniendo algo “gratis” cuando en realidad no es así. Que ese término no sea lo que decida la compra.

Uso de adjetivos. Cuando al precio se le añaden palabras como “bajo”, “pequeño” o “apenas”, en realidad se está apelando a un cambio en la percepción, pero eso no quiere decir que sea un precio más económico al compararlo con otros productos similares.

Tatiana Ramos

Tatiana Ramos

@TatiRamosBosch

integratenewsramos@yahoo.com

Continue Reading

Publicidad

Síguenos en Twitter

SiteLock

Trending