#WeCare | Welcome, LEDs (y 2)

por Tiberio C. Faria

 

PrintMiami, Marzo 5, 2014.- Los bombillos con la silueta “A” (que en la industria se conocen como A19 y que hemos venido usando durante más de 100 años), tienen como característica principal que son de muy bajo costo y muy ineficientes. Sólo el 10% de la energía que consumen se transforma en luz, el resto es puro calor. Este fue el origen de la ley EISA, que en 2011 sacó del mercado a los bombillos de 100 vatios y en el 2012, a los de 75 vatios, en los Estados Unidos.

Como respuesta afirmativa ante la ley, la industria de iluminación ha venido diseñando y produciendo un tipo de bombillo que usa LED, Light-Emiting-Diode, emisor de Luz muy eficiente en consumo de energía, que significa fundamentalmente “Diodo que emite luz”.

Los fabricantes de los bombillos LED son los mismos de los bombillos tradicionales: GE, Silvana y Phillips, a los que se le añadió una nueva marca, Cree, que había sido de las primeras fabricantes de LEDs, pero también entró con sus propios diseños, posicionándose muy bien en el mercado de bombillos.  Estos fabricantes han diseñado sus luces de forma tal que sean muy parecidos a los anteriores.

Debido a sus altas frecuencias de operación son útiles en tecnologías avanzadas de comunicaciones. Los LEDs infrarrojos se usan en unidades de control remoto de muchos productos comerciales, incluyendo televisores e infinidad de aplicaciones de hogar y consumo doméstico.

LEDs VS. bombillos incandescentes y fluorescentes

Con respecto a sus homólogos de la pasada generación, los bombillos LEDs, ofrecen:

Mejor iluminación.

Mejor índice cromatográfico.

El brillo que se percibe es mayor que los lúmenes medidos.

No producen rayos Ultravioleta dañinos.

Mayor eficiencia energética.

Consumen 85% menos energía que el bombillo incandescente.

Consumen 50% menos energía que el fluorescente.

Producen mucho menos calor, por lo que los aires acondicionados consumen menos energía.

Bajo mantenimiento:

La mayoría de los bombillos LED pueden durar por más de 50.000 horas y no requieren de mantenimiento especial.

Un bombillo LED promedio durará 15+ años antes de requerir reemplazo.

Estos bombillos son fáciles de almacenar, de cambiar y de desechar.

Son buenos para el Ambiente:

Consumen menos electricidad / menor emisión de gases de invernadero.

Tienen mayor vida útil, impactan a menos rellenos sanitarios.

No utilizan  Mercurio (elemento de alta toxicidad).

Al generar menos calor, el riesgo de incendios disminuye.

La mayoría de sus componentes son reciclables.

Tiberio Faría

Tiberio Faría

Ahorran mucho dinero

En la mayoría de los casos los LED se pagan solos en menos de dos (2) años.

El Retorno de la inversión puede ser entre 12 o 15 veces el costo del producto.

En conclusión, los bombillos LED son fríos, se pueden tocar aunque hayan estado prendidos por horas, no usan gas ni mercurio, son totalmente amigables al ambiente, son difíciles de romper, tienen un 50-80% de ahorro en energía y una vida útil de aproximadamente 15 años. Son uno de los pocos productos “ambientalmente seguros” que le van a  ahorrar dinero a mediano plazo.

Related Posts

Comments are closed.

« »