#MiamiMade | Eli Bravo: “Regresar a Miami es llegar a casa”

por María Eugenia Pardo

 

MiamiMade IN11 Eli Bravo WEB

Foto: Paúl Perdomo

Miami, Marzo 19, 2014.- Hablarle para entrevistarlo no es tarea fácil. No sólo porque es uno de los periodistas de mayor reputación y credibilidad de nuestra generación, sino porque cada una de sus palabras llevan impresas consigo, el aprendizaje y la inspiración de quien ha logrado mucho en la vida, con el trabajo y el sacrificio que el tener éxito, implica.

Pero como Miami es la ciudad de los sueños cumplidos, heme aquí, escribiendo el #MiamiMade de alguien que ha sido muy especial desde aquellos días en los que  comenzó limpiando discos (long plays de acetato) en la estación Radio Capital, de nuestra Caracas natal.

Apenas cumplió sus 18 años “se sacó” el Título de Locutor (certificación requerida en Venezuela para hablar por radio) y al poco tiempo, se convirtió uno de los presentadores del programa de videoclips más conocido de principios de los 90, Sono Clips.

Fue pionero de la radio participativa  como conductor y productor de programas que cambiaron la forma de hacer y escuchar radio en su país. Con Cualquier cosa rompió esquemas en una industria en la cual, los micrófonos no eran abiertos al público y las voces engoladas con exageración eran la cualidad generalmente solicitada para trabajar en radio, por lo que es “caso de estudio” de tesis de grado y recopilaciones de la historia de la radio en Venezuela.

En su Autobús de la Mega se escuchaba: “Entren que caben cien” mientras sus asiduos radioescuchas regresaban a casa. Y en el interim, se le veía en televisión, se le leía por la prensa en “El Universal” y “El Mundo”, se le escuchaba en comerciales de radio y de TV, en especiales turísticos, en programas especiales…

MiamiMade IN11 Eli Bravo 2

Foto: Paúl Perdomo

En fin, El chamo cool de La Católica” (Universidad Católica Andrés Bello, donde se graduó de Periodista), con su timbre de voz peculiar y su talento cultivado para conversar sobre “casi” cualquier cosa, se convirtió en todo un comunicador exitoso, innovador y muy famoso, especializado en conectar con sus audiencias por cualquier medio posible, sin dejar de ser él mismo y sin haber cumplido aún sus primeros 30 años, siquiera.

Fue entonces cuando una compañía de televisión multinacional lo contrató para ser imagen de People & Arts. Y así, comenzó a transitar el camino de lo que él mismo llama, “El Puente Migratorio”, en Miami, FL.

Al llegar, a finales del 97, sufrió el primer choque porque comenzó a comparar lo que había dejado atrás, con lo que tenía entonces. “Yo me estaba moviendo de una vida a otra y rechazaba lo que tenía al frente porque, o no lo entendía o no lo aceptaba, y por lo tanto no me integraba”, nos contó.

Pero de su nueva vida le gustaba la playa y la sensación de libertad, porque irónicamente, disfrutaba mucho el ser totalmente anónimo. “Venía de una Caracas en donde yo iba a la panadería y todo el mundo me reconocía, aquí podía estar en cualquier lugar y nadie sabía quien era”.

Este viajero empedernido es también un marino audaz que aprendió a navegar más allá de sus pensamientos. Hace unos años, tomó el timón de su velero y emprendió un viaje en solitario como capitán y tripulante, en el que comprendió, ola tras ola, que la vida es una gran oportunidad para lograr cambios positivos y que lo que en principio fue una aventura y una travesía, ahora es un modo de vida y un descubrimiento constante.

Su historia aquí no ha sido distinta en cuanto al éxito que ha obtenido en sus emprendimientos. Fue el conductor de Radio Global en Actualidad 1020 de Miami (transmitido simultáneamente por Unión Radio en Venezuela), es el editor de Inspirulina.com, materializó su faceta de escritor (ya va para su séptimo libro publicado – que se llama “60 dosis de inspiración” y está escribiendo el octavo) y formó su familia, junto a su esposa Gaby.

En Abril 2014, estará de regreso a Miami (luego de una pasantía de vida en una isla francesa) y deleitará a su audiencia con una nueva faceta pública, la de conferencista. “Yo quería hacer de mi carrera de comunicador algo distinto. Me tomó un tiempo precisar lo que quería hacer, pero lo logré cristalizar, porque cuando descubres las cosas que te motivan y te gustan y las pones en acción, ves como tu vida se transforma y le encuentras un significado y un sentido a lo que estás haciendo”.

Y así seguirá, navegando por la vida con la seguridad de que sus palabras llegarán siempre a buen puerto, porque son pronunciadas con la convicción de quien ciertamente, sabe cómo activar la inspiración en otros y en sí mismo.

MiamiMade IN11 Eli Bravo 1

Foto: Paúl Perdomo

Él es, Eli Bravo.

¿Dónde naciste?

“En Caracas, Venezuela”.

¿De dónde son tus padres?

“Mi padre es de Valencia y mi madre es Caraqueña (venezolanos)”.

¿Qué conservas de la cultura de tus padres?

“Mi esencia es Venezolana. Y es algo que se ha modelado en el tiempo. Yo ahora soy un inmigrante venezolano en Estados Unidos, aunque me sienta un ciudadano del mundo. Eso significa que yo conservo recuerdos, sabores, maneras de hablar, una forma de ver al mundo que viene de allí. Y en el caso de mis padres, de ellos obtuve el pilar fundamental que es el amor ligado a mis relaciones, el valor de la honestidad, del trabajo y la importancia de armonizar tu vida y de cultivar las cosas que son vitales para ti. La relación con mis padres y mis hermanos me llena de buena energía para llevarla a la relación con mi esposa y mis hijas”.

¿Cómo te integraste a Miami?

“Me integré a través de mi círculo de trabajo porque People & Arts era como una OEA en chiquito y tenía amigos de todas partes – aunque también me ayudó el contactar a colegas de otros medios para integrarme a medios locales. Pero lo que marcó la diferencia en mi relación con Miami y convirtió a Miami en mi hogar fue mi matrimonio y el nacimiento de mis hijas, porque cuando nació mi hija Isabel, comenzamos a hacer una vida familiar en Miami Shores y comenzamos a conocer gente de allí. Entonces entendí que mi hogar está donde estén mi esposa y mis hijas, me abrí mucho más y comencé a ver a Miami con los ojos de quien la quiere descubrir y no de quien la quiere juzgar”.

¿Qué es lo que más te gusta de Miami?

“Aprecio inmensamente su diversidad y me gusta el dinamismo que ha alcanzado la ciudad en los últimos tiempos al ver que se ha convertido en una metrópolis que tiene una gran riqueza cultural, humana y política dentro un contexto natural fabuloso. Una de las mejores cosas que tiene Miami es poder verla desde los bordes. Si te vas al mar o a los Everglades la dibujas con la vista y desde ella, ves cómo la ciudad ha integrado la naturaleza a su vida diaria. También, tiene una alegría y una felicidad muy particular, con gente súper interesante que vibra en una ciudad joven. Ir en la autopista y ver esos atardeceres, ver las poncianas en flor, disfrutar los detalles y lo pequeño – que es donde está la clave para todo lo demás, es algo que hace de Miami un lugar especial.

¿Cuál es tu lugar favorito?

Mi casa, por supuesto. Pero de la ciudad, nos gusta mucho el Fairchild Tropical Garden (el Jardín Botánico) adonde vamos de picnic bastante a menudo. Me encanta recorrer la Bahía de Biscayne en velero, y ver el Skyline desde allí. Books & Books es como un remanso de paz que también me gusta, aunque te digo que el patio de la casa de mis amigos cuando hacemos una parrilla y están los niños alrededor, es el mejor lugar”.

¿Qué aprendiste a comer en Miami?

“No es lo que aprendí a comer, sino cómo aprendí a comer. Aprendí a controlar las porciones y a tener conciencia de lo que comemos. El cambio de dieta es importante”.

¿Cuál es tu logro personal en Miami?

“Bueno, que me pauten una entrevista de un medio en Miami y resulta que eres tu… una amiga mía (risas). Es que cuando te empiezas a encontrar a tus amigos en todas partes, ¿sabes? cuando llegas a un lugar y tienes gente querida, gente chévere, que te gusta lo que hacen y que puedes hacer cosas juntos, de eso se trata el ligarse y el integrarse a los amigos que están allí. Te sientes a gusto. Te sientes en casa”.

Cuéntanos de lo que llamas “Puente Migratorio”.

“Cuando emigramos, vivimos el puente migratorio, estamos como suspendidos y llegamos a otro lugar, que nos es desconocido y quedamos como en un limbo. Del 97 al 2004 Miami era una ciudad de tránsito para mí. Yo estaba con la idea que yo estaba de paso y que iba a regresar a Caracas. Yo no había aprendido a mirar a Miami. En ese proceso se genera una nueva identidad. En el momento en el que entendí mi nueva identidad, empecé a actuar plantado al otro lado del puente y empezaron a suceder las cosas buenas. Ese proceso para mí fue muy largo, pero ya lo viví. Y ya crucé el puente”.

¿Cuál es tu equipo de deportes favorito de Miami?

“Espero con ansias que haya un equipo de soccer. Pero yo soy fans de los Marlins (aunque he sido un fans golpeado últimamente)”.

Miami en tres palabras:

“Miami es un reto. Miami es la casa y Miami es una promesa que en mi caso, se ha ido cumpliendo”.

¿Qué es para ti vivir en Miami?

Vivir en Miami es estar allí en el presente, de una manera agradable. Y es sobretodo, las relaciones. Son mis amigos, mis vecinos, mis panas. Ya es como Caracas. Es el hecho a trabajar con gente a la que aprecias y admiras. Es conectar con gente fabulosa que está en esta ciudad. La belleza y el paisaje son realidades que están allí. La gente es lo que hace a las ciudades. Y la gente en Miami, es fabulosa. Aunque estoy consciente que nada es para siempre, todo está en un cambio permanente, por ahora Miami, es. No descarto nada en un futuro. Pero a mi me ocurre lo que yo llamo el fenómeno de la ventanilla del avión: cuando veo la ciudad y la reconozco entera desde arriba y sé lo que hay en esas esquinas, digo: ¡Estoy llegando a casa!”.

Un mensaje para los inmigrantes que están recién llegando:

“En cuatro semanas aparecerá una antología de autores latinoamericanos llamada “Llegamos en avión” y yo escribí un cuento que tiene que ver con llegar a Miami, con paciencia y con un corazón abierto para recibir tu promesa. Hay que tener paciencia, hay que abrir los ojos y tener la disposición para ver la ciudad tal como es y encontrar la promesa de fondo que tiene para ti. Hay que evitar los juicios y las comparaciones, porque lo que dejaste atrás, quedó atrás.

Luego, hay que asumir que las nuevas relaciones son importantísimas, porque es la gente que está allí, la que te va a mostrar las maravillas de la ciudad. Y por último, hay que vencer el vértigo del puente migratorio: entender que al llegar estás colgando sobre un abismo y en el tránsito del puente, hay que recordar las razones por las cuales escogiste a Miami para vivir”.

¿Y tu conferencia?

“Activa tu inspiración” es una conferencia sobre las claves y la manera para poner en marcha las cosas que te inspiran, te motivan y te sacuden. Busca sacar aprendizajes y algunas pautas para que transformes en realidad esos sueños. A primera vista parecen sueños profesionales, pero al final terminan siendo sueños de familia y cosas personales. ¿Cómo transformas tus sueños en realidad? Allí voy a compartir cuáles son esos factores que son importantes, que muchas veces pensamos que son obvios pero los pasamos por alto. Cuando hablamos de éxito no significa tener 500 empleados en una torre de 10 pisos, sino estar sintonizados y alineados con los que nos hace realmente felices. Para una ciudad como Miami me parece muy precisa y acorde porque muchos hemos llegado con una cantidad de sueños, y nos preguntamos cómo los haremos realidad. Ya saben, 9 de Abril, 7:30 de la noche. En el Aloft de Doral. Para más información, triple w, elibravo.com”.

Y así, con una impecable cuña en vivo – como tantas que le hemos escuchado través de los años – nos despedimos de Eli Bravo, un comunicador todo terreno quien nos presenta ahora, la marca más importante de su carrera: su propia inspiración.

#SiSePuede

Coordenadas
www.elibravo.com
www.inspirulina.com

 

Related Posts

Comments are closed.

« »