#SiVirginia: It’s true if you believe

 Si Virginia Believe Integrate Newspor María Eugenia Pardo

Miami, FL. Diciembre 11, 2013.- Seguramente habrás visto la campaña “Believe” de Macy’s. Y te preguntarás ¿Quién es Virginia?.

Ésta, es su historia.

 

Hace ochenta años,  Virginia O´Hanlon – maestra de escuela de la ciudad de Nueva York,   relató por TV un hecho  ocurrido en 1897:

 

“Cuando era niña, por supuesto que creía en Santa Claus porque él nunca me desilusionó. Pero cuando niños y niñas menos afortunados me dijeron que no existía Santa Claus, yo me llené de dudas. Le pregunté a mi Padre y él fue un poquito evasivo con el tema”.

 

“En nuestra familia”, continuó, “siempre teníamos como hábito que cuando cualquier duda surgía  sobre cómo pronunciar una palabra o algún hecho histórico, escribíamos a la columna de “Preguntas y Respuestas” del periódico The New York Sun. Mi papá siempre decía, “Si lo ves en The Sun, es cierto” y eso acababa con las dudas”.

– “Entonces, le escribiré al periódico y encontraré la verdad”,  le dije a mi Padre.

Papá me respondió:

– “Anda Virginia, estoy seguro que The Sun te dará la respuesta adecuada. Siempre lo hace”

Entonces Virginia se sentó y escribió al periódico favorito de sus padres:

 

virginia_santa_claus02“Estimado Editor:

Tengo 8 años de edad. Algunos de mis amiguitos dicen que no existe Santa Claus. Papá dice, “Si tu lo ves en The Sun, es cierto.” Por favor dígame la verdad, ¿Existe Santa Claus?

Virginia O’Hanlon.

115 W. 95th St.”

 

Su carta encontró su camino hacia las manos del Editor veterano, Francis P. Church. “¿De verdad existe Santa Claus?”. Eso era lo que preguntaban aquellos garabatos infantiles que estaban en la carta.

Al principio, Church sabía que no podía evadir la pregunta. El debía responder, y debía hacerlo honestamente.

Entonces se fue a su escritorio y empezó a escribir la respuesta que se convirtió en el editorial más memorable en la historia del periodismo.

Editorial publicado en The New York Sun en Diciembre de 1897 por Francis P. Church.

Uno de los editoriales mas famosos nunca antes escrito. Fue publicado cada año durante más de cuarenta años, hasta que el periódico desapareció en 1949.

 

Si Virginia, ¡Hay un Santa Claus!

Tenemos el placer de responder en forma prominente la siguiente comunicación, y expresamos al mismo tiempo nuestra enorme gratificación porque su fiel autora esté enumerada entre los amigos de The Sun.

Virginia, tus pequeños amigos están equivocados. Ellos han sido afectados por el escepticismo de una era escéptica. Ellos no creen excepto en lo que ven.  Ellos piensan que nada puede existir sino puede ser comprendido por sus pequeñas mentes. Todas las mentes, Virginia, no importa si son de hombres o niños, son pequeñas. En nuestro inmenso universo, el hombre es como un mero insecto, una hormiga, al comparar su intelecto con el mundo sin fronteras que le rodea; el cual sólo puede ser medido por una inteligencia capaz de abrazar el todo de la verdad y el conocimiento.

Sí, Virginia, ¡Existe Santa Claus!. Él existe con la misma certeza con la que existen el amor, la generosidad y la devoción; y tu sabes que ellos existen en abundancia, y sabes también que dárselos a tu vida es lo máximo en belleza y felicidad. ¡Ay que aburrido sería el mundo si no existiese Santa Claus! Sería tan aburrido como si no existiesen Virginias. No existiría la fe propia de los niños, ni la poesía, ni el romance que hace tolerable esta existencia. No tendríamos ningún disfrute, excepto los de poder ver y sentir. La luz exterior con la que la infancia llena el mundo, sería extinguida.

¡No creer en Santa Claus! También podrías no creer en hadas. Puede que tu consigas que tu papá contrate a unos hombres para que vigile todas las chimeneas en Nochebuena para pillar a Santa Claus, pero si aun así, no viste a Santa Claus llegar, ¿qué probaría eso? Nadie ve a Santa Claus, pero eso no es señal de que no exista Santa Claus. La cosas más reales del mundo son aquellas que ni los niños, ni los hombres pueden ver. ¿Alguna vez has visto hadas bailando en un prado? Por supuesto que no, pero eso  no prueba que ellas no estén allí. Nadie puede concebir o imaginarse todas las maravillas que nunca han sido vistas o y nunca se verán en este mundo.

Uno puede romper la maraquita de un bebé para ver qué es lo que hay dentro de ella que la hace sonar, pero hay un velo que cubre un mundo nunca visto al cual, ni el hombre mas fuerte, ni siquiera toda la fuerza unida de todos los hombres que hayan vivido, lo puede romper. Sólo la fe, poesía, el amor y el romance, pueden correr esa cortina y ver la suprema belleza y gloria que se encuentra detrás. ¿Es todo esto real? Ah Virginia, en todo este mundo no hay nada más real y esperanzador.

¿Qué no existe Santa Claus? ¡Por Díos! El vive y vivirá para siempre. Dentro de mil años, Virginia, Mejor dicho,  dentro de diez veces diez mil años, él continuará haciendo feliz el corazón de la infancia.

¡Él existe, si tu crees!

Amigo,

Frank.

 LOS PROTAGONISTAS

Francis P. Church cubrió la guerra civil para el New York Times y trabajó en  The New York Sun por veinte años como un escritor  de editoriales anónimo.  Church tenía como filosofía personal: “Esfuérzate para quitar de tu mente el no puedo” y cuando tenían que ser abordados temas controversiales en la página editorial, especialmente aquellos que trataban de teología, las respuestas usualmente le eran asignadas. Ahora él tenía en sus manos la carta de una pequeña niña con un tema muy controversial y estaba preocupado con la responsabilidad de responder. Church se casó muy poco después de que el editorial apareció. Murió en 1906 y nunca tuvo hijos.

Virginia O´Hanlon se graduó de Bachelor of Arts en el Hunter College de Nueva York a los 21 años. Al año siguiente hizo una Maestría en la Universidad de Columbia y en 1912 empezó a dar clases en el Sistema de Educación de la ciudad de Nueva York, para luego convertirse en directora del mismo. Después de 47 años se retiró de la docencia. Durante toda su vida Virginia recibió una gran cantidad de correspondencia acerca de su carta sobre San Nicolás y cada vez que respondía las cartas, ella anexaba una copia impresa muy atractiva del Editorial de Church. Virgina O´Hanlon-Douglas murió el 13 de Mayo de 1971 a la edad de 81 años, en un ancianato de Valatie en el estado de Nueva York.

Y siempre creyó en que ¡Sí existe Santa Claus!.

Related Posts

Comments are closed.

« »